Aparte de los estilos contemporáneos en mobiliario, están los clásicos, en los proximos dias iremos desarrollando los estilos ingleses,  hoy le presento el estilo Reina Ana .
Ana, hija de Jaime II y cuñada de Guillermo III, alcanzó el trono de Inglaterra en 1702, después de la muerte de su hermana María II. El estilo arquitectónico y decorativo desarrollado dentro ese período, consistió en una mezcla de muchos otros estilos (ecléctico), que resaltaba por el contraste de los materiales utilizados. La sucedio Jorge I.

 Se suprimieron motivos ornamentales comúnmente utilizados en estilos anteriores, logrando siluetas limpias y elegantes. Para la caracterización de estos muebles basta con observar una silla donde prevalece la línea curva pero sin alardes ni estridencias. La curvatura del respaldo se adapta en esta época a la forma del cuerpo humano. Es típico de este estilo la boiserie en las paredes (grandes paneles formando recuadros a toda altura) pueden ser de nogal, cedro y maderas blancas. Se trata de cubrir al máximo las paredes, por esta razón los cuadros son utilizados en casi todos los ambientes, se cuelgan grandes espejos biselados y los tapices logran competir con las pinturas, se vuelven como cuadros, dejan atrás su efecto chato o de mural. Una de las manufacturas más destacadas fue la de los GOBELINOS, utilizando colores con influencia de alfombras orientales y porcelanas chinas (azules, turquesas y blancos).
 Pero quizás en donde más recayó el aporte de suntuosidad y elegancia de este estilo, es en el detalle de las patas delanteras, que si bien continúan siendo cabriolé, su curvatura es menor a las anteriores. Se coloca en su en su extremos las terminaciones de garra de águila o de pezuña de cuervo teniendo una bola. Es característico encontrar ostras talladas y otros motivos en las rodillas. Las patas traseras generalmente lisas y achaflanadas (tipo sable), tirantería en H o sin tirantería. Los respaldos adquieren altura y rectangularidad con la presencia del SPLAT.

El SPLAT es un elemento característico de este estilo. La lira o pala central con su silueta estilizada, marca la elegancia del diseño, se ensancha para mejorar el encaje de la espalda. Quizá los barrotes verticales del respaldo de algunas sillas “Windsor”, silla popular muy representativa, en los que el central constituye una de las características del Reina Ana. En este período los juegos de azar alcanzaron una gran difusión y a consecuencia de ello proliferaron las mesas de juego, inclusive las plegables. Las maderas utilizadas son la caoba, para los muebles más importantes y para los más económicos el nogal, aunque debido a su vulnerabilidad ante la polilla fueron reemplazados también por la caoba. Se utilizó a partir de 1710 una mezcla de yeso y cola para reemplazar la madera tallada. Los muebles de guardado cumplen una función destacada, los armarios y cómodas acompañan al resto del mobiliario, sus frontis son partidos (cuello de cisne), se utilizan exhibidores para objetos de porcelana.

Un ejemplo de estos armarios es el TALLBOY, si bien no es una creación de éste estilo, el tallboy es de origen inglés y se encuentra en varias de sus ambientaciones, pueden ser altos o bajos con cajones superpuestos. En la actualidad se lo utiliza en cualquier ambientación por su gran adaptabilidad y la simpleza de sus formas. Las sillas al ser muy cómodas son ubicadas en los comedores diarios, aunque muchas veces, resultan muy pesadas por sus respaldares muy altos. Ideales para formar espacios chicos, solamente con dos sillas (no más) podemos acompañas por una mesa de arrime, un espejo o una chimenea. Siempre son tapizadas, en algunas ocaciones hasta su respaldo, éstas son ideales para colocar en dormitorios.

Anuncios