El computadora portátil ha llegado a nuestras vidas para quedarse. Pero, pese a su portabilidad, no siempre es fácil encontrar una postura cómoda en la que trabajar o navegar con él en casa.. Al final, si lo tienes  apoyado en un escritorio,  terminas dudando de su supuesta flexibilidad….

Por eso la propuesta es este proyecto fácil, que puedes hacer en una tarde: una  mesa tapizada y acolchada por debajo para trabajar con la computado donde te apetezca… También la puedes usar para cenar viendo la tele o como soporte para que los más peques dibujen cuando viajan  en coche. ¡Un proyecto multifunción!

  1. Los materiales que necesitas son sencillos de encontrar:
  • un tejido grueso de  140×120 mm, por ejemplo, una loneta o tela de tapicería;
  • relleno de cojín: guata, gomaespuma, algodón hidrófilo…
  • tablero fino de 40 x 30 cm;
  • grapadora tipo tapicero (te servirá para muchos otros  trabajos como retapizar sillas o realizar cualquier proyecto acolchado);
  • junquillo de terminación de  1 cm o 1,5 cm de diámetro;
  • barniz o pintura (sólo en caso de que quieras dar un acabado a los listones).

Una mesa mullida para el portátil

  1. Cubre el tablero con el tejido forrándolo y grapa  por la parte de atrás, cuidando de hacer un pequeño doblez en el tejido al grapar para evitar que, con el tiempo y el uso, termine desgarrándose la tela.
  2. Rodea el tablero por su perímetro con los listones  y grápalos entre sí formando un marco alrededor de la bandeja de tela..
  3. Realiza con el mismo tejido una funda de cojín de 40 x 30×10 cm. Ten en cuenta que los 10 cm corresponden a la platabanda que es la pieza de tejido alargada que recorre todo el lateral del cojín y que va hecha de una sola pieza. Este cojín lo puedes  realizar con ayuda de la máquina de coser, pero si no te quieres complicar, grapa por el revés los  tejidos, cerrando todos los laterales menos uno, que  debe quedar abierto a modo de sobre.
  4. Ahora grapa la funda al marco por los tres laterales cerrados. Intenta “pellizcar” la misma longitud de tejido cada vez, aunque no te preocupes por la estética porque en el resultado final no se verá.
  5. Introduce el relleno de cojín  que hayas elegido y cierra la última abertura cosiendo o con ayuda de la grapadora. Tampoco te preocupes aquí  si la tarea de grapado queda con un aspecto descuidado porque quedará oculto en los pasos siguientes.
  6. Ahora corta con serrucho y una caja de ingletes los junquillos de terminación (redondeados por un lado pero planos por el otro). Tienes que cortarlos de la misma medida y con el mismo ángulo, de forma que coincidan para formar una especie de bastidor que rodeará la parte del tejido grapado al marco.
  7. Aquí tienes la bandeja terminada.

Una mesa mullida para el portátil

Ya sólo te queda darle uso en el sofá, sentado en la cama con la espalda recostada en el cabecero o como más  te apetezca. Por muy poco dinero tienes una bandeja porta notebook acolchada totalmente personalizada.

Fuente: Deco estilo.

Anuncios