Por arq. Gustavo Peláez.

Un punto fundamental a la hora de renovar una terraza o patio, la galería o cualquier otro espacio exterior de tu casa es pensar en cómo será el piso.

Hay muchas opciones, por lo que es interesante hacer una recorrida por algunas de las alternativas.

PISOS DE LAJA

La laja es un material que da una terminación natural si se usan piezas de cortes irregulares. Resulta una buena opción cuyo color varía de acuerdo a su procedencia. Por ejemplo, la laja de San Luis es color negro; la de San Juan viene en tonos tierra con matices dorados debido a su contenido ferroso.

La laja también tiene su versión baldosa, que viene en piezas regulares de diferentes medidas (va de 10cm x10cm a 40cm x 50cm). Su espesor es variable, según las dimensiones requeridas. Son pisos que resisten muy bien los agentes externos, como el agua y los cambios de temperatura. El único inconveniente es que resultan porosos, por lo que absorben las manchas con facilidad.

Para darles una mejor terminación lo mejor es curarlos. El primer paso es baldearlos y, una vez seco, hay que aplicarles un sellador. Por último se les pasa el líquido que va a realzar el tono y la textura. Puede ser incoloro-brillo mate; color-brillo mate o color-brillo.

PISOS DE ADOQUÍN

El adoquín se usa para hacer piedras con gran dureza. Puede ser en granito o pórfido riojanos. El más común es el que tiene un tono gris o tierra, aunque también viene en tono rojizo y violáceo.

Se presenta en diferentes medidas: de 20x10x10cm (los típicos que podemos ver en la calle), de 10x10x7 ó 9cm (granitullo), o de 10x10x2 o 4cm (plota).

Hay muchas posibilidades de jugar con el diseño al momento de la colocación de los adoquines. Las más comunes son en filas paralelas, en arcos contrastantes o en arcos concéntricos.

PISOS DE LADRILLO

Es un elemento económico, de gran resistencia al uso y súper combinable. Pueden usarse piezas clásicas de 25 x 12 x 5cm, o las tejuelas de un espesor menor, ideales para lugares que no admiten piezas de gran altura.

Al igual que con los adoquines, existen diversas posibilidades de diseño en la colocación: tipo bastón roto, trabado en forma de espina de pez o damero, son las opciones más tradicionales.

Como es un material poroso es recomendable que una vez colocado se cure para evitar que se manche. Para esto, se le pasa productos especiales que eliminan el salitre y limitan su reaparición.

CERÁMICA ROJA

Es un material que va perfecto en pisos exteriores. Históricamente usada como terminación para terrazas, la cerámica es versátil y cumple con las propiedades de durabilidad, confort y economía.

Una vez colocado el piso de este tipo, hay que proceder al curado (algunos tipos ya vienen con este proceso hecho desde fábrica). Así se logra disminuir su porosidad en la superficie.

Fuente: Espacio Living

Anuncios