Montando una estructura base de palets de madera industriales y completándola con un buen colchón se consigue un sofa-cama barato, moderno y reciclado.

Los palets de madera se han convertido en elemento de decoración. Intervenidos adecuadamente se transforman en muebles funcionales y decorativos que, según su terminación, se integran en casi todos los estilos decorativos: una cama, un sofá-cama, una mesa o una estantería.

Sofá-cama, fácil de diseñar, fácil de hacer

Para construir un sofá-cama el primer paso, y más importante, es tomar medidas para elegir los palets que hacen falta. Conseguirlos es fácil ya que es un elemento que, por exceso en la industria, necesita reciclarse. Contenedores, tiendas y almacenes serán buenos proveedores. Para un sofá-cama se necesitan un mínimo de dos piezas.

Una vez que tenemos los elementos, el primer paso es lijar los palets (también convendría aplicarles un fungiciada o un producto desinfectante). No hay que intentar que queden perfectamente lisos pues son de madera muy basta y pulirlos totalmente es imposible.

Lijar y repasar aristas y clavos de los palets para el sofá-cama

Se trata de quitar aristas y madera que sobresalga que quedará antiestética y la que, además, podría causar alguna herida. Hay que revisar los clavos, que no suelen estar muy trabajados, y dar un golpe de martillo a los que sobresalgan para evitar accidentes. También conviene apurar con lija o lijadora eléctrica las rebabas que se puedan convertir en astillas ya que la madera de los palets no está cepillada.

Imprimar, pintar o barnizar para dar la terminación a los palets

Tras el lijado se aplica una imprimación. En caso de pintar, se usa una base blanca, lo más espesa posible para que cubra las imperfecciones de los palets. Después del tiempo de secado, se pasa una lija, se limpia el polvo y se aplica la pintura. Los colores más adecuados son los blancos o marfiles, que se integran en prácticamente todos los ambientes y con casi todas las tapicerías.

Si se elige el barniz, la base será un tapaporos, también espeso. Después de una pasada de lija y un barniz claro (por los mismos motivos que la pintura blanca), se termina con otro lijado muy suave. Una mano de cera incolora dejará nuestro sofá-cama industrial más protegido.

Unir los dos palets y poner las ruedas al sofá-cama

El siguiente paso es unir los palets que conformarán el sofá-cama con cuatro piezas metálicas atornilladas por debajo. Solo queda añadirle unas ruedas lo más grandes posible, sin que con ellas estropeemos el presupuesto.

Para terminar el sofá hace falta una colchoneta de goma espuma que se comprar cortada a medida (hay de diferentes grosores) y protegerla con una funda que puede ser una de las standard que ya existen en el mercado (quizás haya que adaptarla al tamaño de la colchoneta con una costura).

También se puede optar por un futón de estilo japonés, pero hay que averiguar antes las medidas de los que hay en el mercado para elegir, a su vez, la medida del sofá-cama de palets.

Reforzarlo, si se desea, con un tablón entre el palet y la colchoneta

Si el sofá-cama va a tener mucho uso, puedes reforzar la base de la colchoneta colocando un tablón entre ésta y el palet. Observa que tiene que cortarse (en los centros de bricolage lo harán de forma gratuita) a unos 5-6 centímetros del borde del palet, para que no se vea.

Para la funda externa se elige una tapicería que combine con la decoración y adapta con cuatro puntos de ajuste, como las sábanas bajeras, para así poder quitarla fácilmente cuando decidamos usar el nuestro sofá de palets como cama.

El respaldo del sofá-cama, otro elemento para la imaginación

El respaldo también puede ser otro elemento decorativo. Algunas sugerencias son:

  • Tres almohadones de 55×55 o 60×60, con fundas compradas o hechas a medida, que proporcionarán también las almohadas de la cama.
  • Un tablón tapizado o barnizado anclado a la pared.
  • Unos almohadones colgados de una barra de cortina.
  • Un friso de madera que cubra la pared
  • Un respaldo de obra que proporcione una estantería.

Con un palet industrial reciclado, un elemento casi de deshecho, podemos conseguir uno o varios muebles ecológicos y que darán un toque desenfadado, moderno y un poco rústico, según sea el acabado, a un salón o cuarto de estar.

Anuncios