Un clásico en materia de sillas es la Tolix.  Oriunda de Francia, esta silla nació en la década de 1920 de la mano de Xavier Pauchard.

Sólida y resistente como pocas, esta silla de acero es una excelente propuesta para dotar de algo de aire industrial al hogar.

Hoy en día existen numerosos modelos.   El inicial se llamaba A, no tenía brazos y contaba con patas moldeadas.

Con el tiempo Pauchard concibió  muchas más versiones: con brazos, con el asiento metálico, de madera o tapizado; de silueta cuadrada y patas lisas; con respaldo liso o moldeado…. y la lista sigue incluso con un taburete y una versión para niños!

Anuncios