Lo suelos laminados parece que se han puesto de moda y de hecho son una muy buena alternativa para aquellas personas que desee contar en su casa con un suelo que nos permita poder tener un suelo de madera o de hecho la imitación de uno de ellos. Aunque tienen muchas ventajas, también pueden darse algún que otro inconveniente por lo que si estás dudando en colocar este tipo de suelo en tu casa te aclaramos ahora todas las dudas. En Decoración de interiores, ¿Sí o no? Suelos laminados.

Qué son los suelos laminados

  • Tal y como indican las palabras, suelo laminado es aquel suelo que se presenta y se coloca en una serie de láminas las cuáles suelen tener un aspecto similar al de la madera.
  • De este modo tenemos una alternativa que es mucho más económica que el colocar suelo de madera “real” y que además supone otra opción al suelo de parquet y que sigue siendo tendencia en muchas casas, pero a la vez sigue requiriendo muchos cuidados y es bastante caro, algo que no le pasa a estos suelos laminados.
  • El orígen del suelo laminado lo encontramos en la década de los 80 cuando comienza a fabricarse una alternativa a la melamina laminada y para poder colocarse sobre superfícies como mostradores, o mesas.
  • Comienza a desarrollarse entonces una opción que sea similar pero destinada a cubrir el suelo, por lo que debe ser algo más resistente y de este modo se consigue gracias a la unión de paneles (láminas) fabricados con virutas de madera unidas entre sí por resinas de gran consistencia.
  • Suecia es el primer país que comienza a instalar este tipo de suelos, y al ver lo fácil que es su colocación, se vive un auge en los países escandinavos que hace que se acabe vendiendo en Europa y en todo el mundo.

Ventajas de los suelos laminados

  • Quizás la mayor ventaja de los suelos laminados será el que es una alternativa mucho más económica a la madera y de hecho el aspecto de las láminas es prácticamente el de este material.
  • Además estamos hablando de un tipo de suelo que es muy resistente y que de hecho podemos colocar de manera sencilla y dejarlo durante años.
  • Lo mejor de todo no es sólo que ya existen suelo laminado que podemos comprar a medida y que además colocamos con un sencillo “click”, sino que además podemos colocar las láminas sobre cualquier tipo de pavimento ya sean por ejemplo azulejos, siempre y cuando estén en buen estado o de hecho sin imperfecciones, ya que requiere una superfície que sea lisa.
  • Para limpiar este tipo de suelos bastará con utilizar una mopa humedecida en agua con un detergente suave y que esté bien escurrida. Y sobretodo procura quitar toda aquella mancha díficil. Para ello lo mejor es la acetona o el alcohol.

Desventajas de los suelos laminados

  • Personalmente no veo grandes inconvenientes al hecho de tener en casa suelo laminado y es que por todo lo dicho anteriormente merece la pena, aunque quizás sí que tendremos que tener especial cuidado a la hora de saber cómo alargar su mantenimiento.
  • Te darás cuenta de que el suelo laminado puede ser mate o brillante y que determinado tipo de productos para limpiarlo puede acabar por hacer que se desgaste por lo que es bueno que sepamos qué limpiador será el indicado.
  • Por otro lado si no tenemos cuidado a la hora de colocarlo y no nos fijamos en posibles desconchados o desniveles, puede que con el tiempo las láminas comiencen a ahuecarse.

Otros artículos de interés:

Materiales: Todo lo que hay que saber sobre el cemento alisado y el microcemento

Fuente: Decoración de Interiores.

Fotos: Pinterest

Anuncios