Gracias al buen ojo y tino de su dueña, la diseñadora María Larreta, un PH oscuro y semidestruido se transformó en una casa joven, cómoda y llena de luz.

Sigue leyendo la nota aquí

Anuncios