Un buen sofá cama es una excelente opción cuando no disponemos de mucho espacio en casa pero sí solemos tener invitados que se quedan a dormir. Por el día tenemos un cómodo sofá que cumple su función y por la noche se transforma en una cómoda cama para nuestros invitados.

Es importante conocer una serie de factores de los sofás cama para saber elegirlos y tener un mueble lo más cómodo posible y que se adapte perfectamente al espacio del que disponemos. Por ello hoy hablaremos de los diferentes tipos de sofá cama que hay en el mercado y conoceremos los factores que hay que tener en cuenta a la hora de elegirlo.

Una de las cosas que debemos vigilar es la naturaleza de la estructura del sofá. Lo importante es que ésta sea de calidad, normalmente de madera o de poliéster de alta densidad.

Otro de los aspectos a vigilar es el somier de la cama. En la medida de lo posible intentad que éste sea de láminas, ya que no solo es mucho más cómodo, sino también más resistente y disponemos de más opciones si alguna de ellas se rompe.

Por último le echaremos un vistazo al colchón del sofá. Lo normal en este tipo de muebles es que los colchones sean de poliéster, de muelles o de gomaespuma. Estos últimos son los más baratos, pero también los menos saludables.

Un factor a tener en cuenta en el colchón del sofá cama es que éste disponga de una funda desenfundable. Así su limpieza será más fácil y evitaremos futuros problemas con invitados alérgicos.

A continuación vamos a ver los diferentes tipos de sofás cama que hay en el mercado, para que te hagas una idea de las opciones que tienes. Lo primero que tienes que saber es que los hay para una o dos personas.

En cuanto a la forma de apertura puedes encontrarte con sofás cama extensibles, en los que el asiento y el respaldo son la misma pieza y la cama se despliega de forma horizontal a la vez que aparecen las patas.

Igualmente encontramos el sofá cama tradicional, también llamado sofá nido, en el que la cama está situada debajo de la estructura del sofá y que tiene unas patas son abatibles.

También tenemos el sofá cama extraíble, que tiene apariencia de sofá normal pero con una cama en su interior que sale al quitar los cojines y al tirar de él, o elsofá cama acordeón, que se abre tirando del sofá y abriendo la cama como si fuera un acordeón.

Por último hablaríamos de un sofá cama poco tradicional en las culturas occidentales, pero muy frecuente en las orientales. Hablamos claro está del futón.

Fuente: Bricodecoración

Anuncios