En las habitaciones pequeñas podemos tener problemas a la hora de crear una estancia funcional. Por ejemplo, una habitación estudio. Si bien es cierto que existen algunas opciones realmente interesantes, como usar armarios como estudios improvisados, hay muchas otras que también son igual de útiles.

Por un lado, tenemos las típicas estructuras que colocan la cama en la parte superior y dejan un hueco en la parte inferior para colocar un escritorio. Este tipo de estructuras son ideales para las habitaciones juveniles, creando así dos espacios visualmente divididos y estableciendo una zona de estudio para nuestros hijos.

Otra opción particularmente atractiva es colocar la cama en la parte inferior y habilitar una zona de estudio en la parte superior de la habitación. No es necesario que sea una estructura tan aparatosa como las anteriores. Unos simples peldaños en forma de escalera aérea y una base lo suficientemente estable, serán más que suficiente para separar nuestro lugar de trabajo u ocio de nuestra cama.

Si queremos que la habitación presente sólo aspecto de dormitorio por las noches, tan sólo tendremos que construir una superficie que pueda albergar el escritorio y estudio y que guarde un espacio en la parte inferior para ocultar una cama con ruedas. Será ideal para todos aquellos que usen el hogar como lugar de trabajo y no cuenten con demasiado espacio en el mismo.

Cualquiera de estas opciones de habitaciones a dos alturas nos darán un espacio extra y totalmente funcional, imprescindible cuando estamos ante casas pequeñas y sin muchos recursos en cuanto a metros cuadrados se refiere.

Fuente: Estilo y deco 

 

Anuncios