Un nuevo hotel de diseño en un antiguo depósito de tranvías

En Ámsterdam es ya un clásico dormir en edificios reconvertidos en hoteles de diseño: un antiguo colegio, una residencia para emigrantes que se mudaban a América, la antigua librería municipal, una grúa industrial… la lista es inagotable. Ahora le toca el turno al antiguo depósito de tranvías ubicado en el tranquilo barrio de Oud-west, muy próximo al centro, cuyos vecinos se opusieron sin descanso a que este edificio cargado de historia se convirtiera en un centro comercial.

El arquitecto local Andre van Stigt (quien también diseñó el famoso Hotel Conservatorium en el Barrio de los Museos) ha sido el encargado de convertirlo en un hotel de cuatro estrellas con las necesidades de hoy, pero respetando los elementos característicos de su pasado industrial gracias a la restauración del techo de cristal original, la recuperación del suelo de cemento y del ladrillo escondido bajo capas de cemento. También se pueden ver los viejos railes en el suelo del restaurante.

La decoración presenta una selección de piezas de arte contemporáneo cuidadosamente elegidas por el dueño Arjen van den Hof y también podemos encontrar muebles de Arne Jacobsen y Thomas Bentzen. Las zonas comunes rebosan luminosidad y hay numerosas plantas, el restaurante sirve comida de inspiración escandinava y la agradable terraza es el oasis perfecto en los meses de verano.

El hotel se encuentra dentro de todo un complejo recién restaurando que además incluye  un cine, una biblioteca, restaurantes, una tienda-taller de bicicletas, estudios de televisión, un centro-lab de denim y un mercado gourmet. El barrio aspira a ser uno de los nuevos centros de cultura, moda, artesanía local y gastronomía de la ciudad.

Click sobre las imágenes para ampliar

Anuncios