Tener menos muebles pero más versátiles es una manera infalible de sacar el máximo partido a los metros y disfrutar de espacio para todo. Te contamos qué piezas elegir.

Un baúl a modo de mesa de centro

Duplica el espacio con muebles de doble uso

Para baúles y arcones, cambiar de función es de lo más sencillo: basta con que cambien de ubicación. Así, un baúl a pie de cama es un espacio de almacenaje y una práctica descalzadora, mientras que si lo colocas entre dos sofás se convierte en una decorativa mesa de centro y un desahogo en el salón para guardar cojines, mantas o incluso una colección de revistas.

Por su tamaño, de unos 120 x 120 cm, se adapta a la perfección a un estar de planta cuadrada, así como al tamaño de los sofás. Además al tratarse de una pieza recuperada, da un carácter personal a la decoración.

Pufs y algo más

Pufs con capacidad. Muy práctico para guardar revistas, mandos o plaids. Al ser desenfundables resultan muy cómodos a la hora de renovarlos o lavarlos.

Duplica el espacio con muebles de doble uso

Con una cama. Increíble pero cierto: un puf de 70×70 cm se puede convertir en una cama de 70 x 198 cm. La cama se dobla dentro de la estructura del puf como un libro y es muy fácil de desplegar.

Duplica el espacio con muebles de doble uso

Un pasaplatos para trabajar y guardar

Duplica el espacio con muebles de doble uso

¿Cómo ganar una isla de trabajo sin hacer obras en la cocina? La respuesta es una práctica mesa-carrito con ruedas. Las hay de todos los tamaños, de 40×40 cm para cocinas minis, hasta mesas más generosas. Ten en cuenta que alrededor debes dejar unos 90 cm libres para poder circular sin problemas. Así, para una pieza de unos 40 cm de fondo y 90 de ancho, necesitarás un espacio de 220 x 270 cm. Si el carrito cuenta con cajones y bandejas te permite tener a mano los utensilios de cocina que más uses, así como la vajilla que necesites cuando el carrito se utilice de pasaplatos. Equipado con ruedas, puedes acercarlo a la mesa cuando es necesario y así tener más a mano cubiertos y servicios de mesa. Además, las ruedas son muy prácticas a la hora de limpiar.

Ahorra espacio

Con un banco a medida. Bajo una ventana o en un rincón del office, un banco arcón es una buena opción para sumar plazas de asiento y ganar espacio extra para almacenar cajas y botellas.

Duplica el espacio con muebles de doble uso

Asiento y escalera. Una pequeña escalera de madera de 3 escalones es muy útil para acceder a los armarios altos de la cocina y sirve también como asiento auxiliar allí donde lo necesites.

Duplica el espacio con muebles de doble uso

Repisa con ala. Plegada y colgada en la pared, apenas ocupa espacio. Al abrirla, tienes una superficie de trabajo extra o una pequeña mesa para desayunar y comer en la cocina. Con 30cm de fondo es suficiente.

Duplica el espacio con muebles de doble uso

Una mesa que triplica su superficie

Las grandes ocasiones siempre plantean la misma duda: ¿dónde coloco a todos mis invitados? Y es que las mesas de comedor, normalmente, acogen con cierta comodidad entre seis y ocho personas, como mucho. Como no se trata de tener una mesa desproporcionada todo el año solo para dos días, la solución más versátil son los modelos extensibles o abatibles. Los primeros esconden en su interior un anexo que encaja en el centro de la mesa y alarga su longitud. Los segundos cuentan con alas abatibles a ambos lados, lo que reduce a un tercio su tamaño cuando no se despliegan. En función de sus medidas, puedes usarla la mayor parte del tiempo a modo de consola, y utilizarla como mesa auxiliar –para los niños, por ejemplo– en caso de tener una celebración.

Duplica el espacio con muebles de doble uso

Dos en uno

Librería abierta. Es una opción perfecta para relacionar dos estancias sin interferir la comunicación visual. Según la intimidad de la que quieras disfrutar, elígela de mayor o de menor altura.

Duplica el espacio con muebles de doble uso

Sofás con truco. Además de los sofás cama, existen modelos que incorporan una chaise longue que se levanta a modo de canapé y ofrece un valioso espacio interior para guardar cojines y mantas.

Duplica el espacio con muebles de doble uso

Un cabecero con luz y mesillas integradas

Sustituir el típico cabecero por un medio tabique con las mesillas y las lámparas integradas es un buen modo de enmarcar la cama en el mínimo espacio y con un único mueble que aúna tres funciones. Un tabique de estas características mide unos 120 cm de alto. Puede estar arrimado a la pared o como murete separador, por ejemplo, entre dormitorio y vestidor. En general, es necesario un grosor de unos 20 cm para ocultar las instalaciones de las lámparas en su interior. Y, en cuanto al ancho, dependerá del tamaño de la cama –entre 135 y 160 cm–y del tipo de mesillas que quieras. Al estar voladas, lo mejor es que sean ligeras, con un par de cajones y con el mismo acabado que el cabecero. Para que sean prácticas el sobre de la mesilla no debe estar a más de 20 cm de altura del colchón. En cuanto a los apliques, lo ideal es que queden a unos 90 cm el suelo.

Duplica el espacio con muebles de doble uso

Piezas con cajones

Cómodas. Son grandes aliadas el orden y, si colocas un espejo encima, pueden utilizarse también como improvisado tocador. Serán más prácticas si las eliges con cajones de diferente altura.

Duplica el espacio con muebles de doble uso

Secreter. Gracias a su característica tapa, pueden convertirse en pequeñas mesas de estudio cuando lo necesites. sus cajones son ideales para mantener en orden tanto ropa como papeles.

Duplica el espacio con muebles de doble uso

Consolas. Si son de poco fondo (unos 30 cm), puedes usarlas para dejar las llaves y la correspondencia en una zona de paso. En el dormitorio y con una silla se convierten en un pequeño estudio.

Duplica el espacio con muebles de doble uso

Anuncios