La estudiante del Colegio de Arte y Diseño de Mineapolis Kirsten Camara está obsesionada con cómo recordamos el pasado, así que ha creado un escritorio que tiene un kilómetro de papel en blanco para escribir todo lo que necesites.

Cuando el escritorio está lleno de notas, garabatos y dibujos, no hay más que girar las manivelas y voilá: ya tienes superficie blanca para seguir escribiendo.

El escritorio no está disponible para comprarse, pero sus planos de montaje tienen una licencia Creative Commons, así que puedes usarlos y construirte tu propio escritorio. ¿Qué opinas: usarías una mesa como esta para trabajar o para divertirte?

Un escritorio que no necesita de block de notas Un escritorio que no necesita de block de notas Un escritorio que no necesita de block de notas Un escritorio que no necesita de block de notas Un escritorio que no necesita de block de notas

Anuncios