Hoy cuando salía de casa rumbo a la oficina, noté que tengo un pequeño espacio entre la puerta y el resto de la sala y pensé en que debo convertirlo en algo útil. El rincón con el que cuento no es muy grande, pero es suficiente para ubicar las cosas básicas para que un recibidor sea practico y acogedor, así que me puse a hacer una lista de cosas que se necesitan para lograrlo.
Una superficie de apoyo para poder dejar la correspondencia, llaves, etc., en primer lugar; un espejo para chequear cómo lucimos antes de salir; un paragüero que permita dejar los paraguas escurriéndose y evitar mojar toda la casa; algún perchero para poder dejar nuestros abrigos o los de nuestros invitado; llaveros; una alfombra rustica para poder limpiarse los pies. ¿Me olvido de algo?

En esta galería de imágenes (clickea sobre las fotos para ampliarlas) les  dejo algunas ideas para inspirarse y próximamente les mostraré cómo quedo mi recibidor.

 

 

Anuncios