Cómo renovar muebles con un poco de pintura y un stencil

El trabajo que proponemos hoy  es muy gratificante, porque es muy sencillo y los resultados son increíbles. Se ha transformado un mueble anticuado en una preciosa mesa de estilo oriental con pintura y un stencil tipo blonda. Lo más complicado (si hay algo difícil en este paso a paso) es preparar la superficie para recibir el nuevo acabado.

 

2
Escribir una leyenda

El mueble es muy bonito, pero el color es demasiado sobrio, demasiado “pesado”. Para aligerarlo, nada como recurrir a un color claro de pintura -el blanco- y después realzarlo con un bonito motivo de stencil en color dorado. Es muy aconsejable aplicar un producto sellador antes de pintar la mesita, ya que de esta forma el acabado será mejor. Primero se lija suavemente y se elimina el polvo y después se extiende la imprimación con brocha o rodillo.

Base blanca y detalles dorados

3

Una vez seco el mueble, extender la pintura blanca. Si no se trata de un producto muy cubriente, se puede dar dos manos dejando secar entre ellas. Las patas y el bastidor de la mesa se han pintado en color dorado. Se han dado tres mano para que el tono quede bien intenso. La mesa cobra protagonismo y deja de ser “un mueble más” en la casa cuando, además, se decora la tapa con un motivo vegetal hecho con una plantilla de stencil, que la personaliza.

El motivo aplicado con stencil

4

 

Puedes comprar la plantilla en artisticas . Se fija a la tapa con cinta de pintor, para que no se mueva, y se utiliza una brocha específica de estarcir, con las cerdas cortas y roma, o, como en este caso, con una esponja sujeta con un corcho.

5

Finalmente puedes darle una mano de barniz o cera incolora para proteger el mueble.

Cómo aplicar tonos metálicos a muebles de madera

6

Preparar la mesa para la pintura

7

Aunque la mesa estaba en buen estado, había sufrido algunas malas experiencias de pintado y repintado, por lo que necesitó una buena preparación previa, que consistió básicamente en un concienzudo trabajo de lijado con la lijadora eléctrica. Después se terminó con un lijado más suave a mano.

8

Una vez hecho esto la mesita estaba lista para recibir la pintura. Nada menos que tres capas de un resplandeciente color magenta. Por supuesto, fue necesario lijar suavemente entre capa y capa.

Toque de color plata

9

Cuando la mesa estuvo totalmente seca llegó el momento de pintar las patas con efecto dip painting (pintura por inmersión) . Lo primero fue marcar la zona a pintar con cinta de pintor y después se aplicó una capa de gris medio, terminando después con otras dos manos de pintura plateada. El color gris hace que la cobertura de la pintura plateada. De no haberla usado se hubieran necesitado muchas capas de plata para cubrir el magenta de base.

El último paso es aplicar una buena capa de cera incolora tanto en la tapa de la mesa como en las patas o bien barniz.

Extraído del blog “Recicla tus muebles”

 

 

Anuncios