Para hacer este tipo de degradado se necesitan 2 colores o 2 tonos del mismo color cada uno más claro que el otro, imprimación selladora o fijador al agua, rodillo, brocha, esponja y por supuesto que la pared esté en perfectas condiciones.

 

Aplicamos dos manos de fijador al agua y esperamos a que seque. Esta imprimación es necesaria ya que para crear el efecto degradado deberemos primero aplicar la pintura con un rodillo y después y antes de que se seque, difuminarla con una esponja para crear el efecto degradado. Por ello se hace imprescindible una imprimación que haga que la pintura no se seque de inmediato y podamos difuminarla. El fijador al agua es la mejor imprimación que podemos utilizar para este fin ya que nos da varios minutos antes de que la pintura se ancle a la pared y no podamos difuminar.

2.gif

Una vez tenemos la pared imprimada adecuadamente, preparamos los colores. En un bote preparamos el tono o color más oscuro. En otro bote, mezclamos el tono oscuro con el tono medio, y en otro bote únicamente preparamos el tono medio. De esa forma ya tenemos tres tonos para hacer el degradado.

3

 

Una vez tenemos la pared imprimada y los colores preparados, empezamos pintando la parte de abajo de la pared con el rodillo con el color o tono más oscuro. Seguidamente pintamos la mitad de la pared inmediatamente superior a donde hemos aplicado el tono más oscuro con la mezcla que ya tenemos preparada del color más oscuro mezclado con el más claro. Para terminar, pintamos con el tono más claro únicamente. Y antes de que se seque toda la pintura, lo mezclamos todo con una esponja o pincel seco para evitar que se note el cambio de un color a otro y crear el efecto degradado.

1

Aquí tenéis algunos ejemplos de paredes pintadas con efecto degradado tal y como he explicado anteriormente.

Hay que ser hábil y rápido para realizar un efecto degradado, pero una vez terminado, si queda bien, el resultado es espectacular. Inigualable.

4

 

Anuncios